Font Size

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel

65 Años de ATSA

Permanencia, continuidad, diversidad y unidad

La historia del sindicato ha vivido al tiempo que en el país se daban varios cambios sociales. Por nuestra historia, pasaron gobiernos democráticos y dictaduras. Pero uno de los momentos que más perjudicó a los trabajadores fue el neoliberalismo que comenzó con la dictadura de 1976 y se profundizó en la década de los noventa. Este modelo, rompió el tejido económico y social. Las organizaciones sindicales, como las vecinales, los centros de estudiantes, las cooperadoras, no fueron una excepción. Por eso, una de las grandes misiones que tenemos es recuperar la militancia y el compromiso y convocarlos a participar de este espacio.

Este gremio tiene varias particularidades. Una de ellas, es que la mayoría de sus afiliados son mujeres. Y de estas mujeres, una cantidad muy importante es jefa de familia. Esto implica para el gremio otro tipo de contención y de lucha, desde los sueldos que son precarizados, hasta sus derechos de licencia por maternidad cuando quedan embarazadas.

Tenemos un orgullo muy grande, poder brindarle un espacio a aquellos que lograron que la filial sea lo que es en la actualidad. Aquellos que trabajaron y nos dieron la posta para que sigamos construyendo y luchando. Son nuestros jubilados que no sólo forman parte de nuestra historia, sino también del futuro.

En esto de repasar nuestro trabajo, vale repasar algunos aspectos muy importantes para nuestro sindicato. Uno de estos aspectos tiene que ver con la vigilancia de los riesgos de trabajo, zona de riesgos continuos, que es una profesión de conocimientos técnicos para ejercerla. Otro aspecto es la formación profesional universitaria. Gracias al gremio, los trabajadores accedieron a la universidad y el sindicato hizo de intermediario para que esto sucediera. Por último, ATSA ocupa un lugar importante en la CGT local, ya que ocupa la secretaría adjunta.

Celebrar 65 años es celebrar la historia de nuestro sindicato. Pero también es celebrar la historia de los trabajadores.

ATSA Río Cuarto es una organización que surgió al calor del desarrollo de la sociedad argentina. La salud, como derecho garantido por el estado y como servicio prestado por empresas privadas, se desarrolló como necesidad en torno del crecimiento productivo del país: en la década del '40 florece una clase trabajadora urbana cada vez más numerosa en virtud del desarrollo industrial y un mercado interno cuya demanda de necesidades iba en aumento. Claro que de no haber aparecido la clase trabajadora como sujeto político del período, quizás la riqueza producida no hubiese sido repartida equitativamente sino que se hubiera transformado en ganancia o renta empresaria.

El movimiento obrero organizado, con una Confederación General del Trabajo constituida ya en 1930 y con una ley sancionada en 1937 que comienza a regular la jornada laboral, confía en el general Juan Domingo Perón la conducción de ese proceso de inclusión social lo lleva a convertirse en presidente de la república, allá por junio de 1946.

Apenas unos meses antes, enfermeros y enfermeras de Río Cuarto habían firmado el acta constitutiva de su propia organización. Entonces, presidió el sindicato don Julio Luján, acompañado de una conjunta de hombres y mujeres que creían necesaria la defensa de los intereses sociales de los trabajadores, en particular, los del sector.

Estos intereses pasaban por hacer valer el único capital con el que cuenta un trabajador: su tiempo y su fuerza de trabajo dispuesta a los requerimientos de la patronal.

De este concepto, lo más visible es el salario de bolsillo. Pero hay otros factores que hacían y hacen la vida digna de cualquiera de los mortales, por los cuales los empleados necesitaban luchar para conseguirlos: educación para sus hijos, atención médica para la familia, vivienda, esparcimiento, un seguro para el tiempo futuro en el que la edad ya no les permita trabajar y formación laboral para el presente.

En este sentido es que los propios trabajadores de nuestra ciudad, abordan este barco y el 22 de abril de 1949 apenas 3 años después de haberse dado la organización gremial, conforman su propia escuela de formación: la Escuela de Enfermería Cruz del Sacrificio que funcionó en ATSA, incluso en la sede de calle Cabrera, hasta entrada la década de 1970.

Ese era el síntoma que el país vivía: los trabajadores creando su propio futuro haciendo que sus propios intereses se transformen en políticas ejecutadas por el gobierno central: leyes laborales, leyes de previsión social, convenios colectivos de trabajo, etc.

En el recontó de la época entran nombres como Juan Molina, Eduardo Escudero, Héctor Hermida, Carlos Bustos. Y lugares de reunión que como Mendoza 1026, Alsina 11, el salón de la Sociedad Unión y Progreso de la calle Baigorria 11, donde tantas asambleas se realizaron en la década de 1950. Posteriormente se alquiló un local en calle Maipú 1060, propiedad del abogado del gremio, de apellido Potapovich.

Después de Bustos, fallecido en funciones de 1956, sucedieron como presidentes (secretarios generales a partir de 1975) electos Osmar Heredia, Ramón Varela, Cecilio Aralles, José Camargo, Isabel Bertero, Mirta Gorosito y Diego Machuca, hasta su trágica desaparición física ocurrida en 2005.

Como continuidad de esa gestión, las últimas elecciones del 8 de junio de 2006 consagraron al frente de ATSA nuevamente a la Agrupación Esperanza que integraba también Machuca a través de la persona de Cristina Fernández. Además de la creación de la Escuela de Enfermería (antes mencionada) como significativas conquistas locales vale destacar la creación de la Obra Social (1966), el otorgamiento en 1968 de la personería gremial que le da a ATSA la jurisdicción sobre los cuatro departamentos del sur de Córdoba y predispone la conformación de los cuerpos de delegados en todos los establecimientos, la adquisición de la actual sede (1970) y su remodelación un año después. También, la construcción del salón social en 1985 durante la gestión de José Camargo, y en 1996, la firma del convenio entre FATSA y la Universidad Nacional de Río Cuarto para dictar en el gremio la carrera de Profesionalización de Auxiliares de Enfermería.

La adquisición de la cobertura gremial en la región expandió aún más la masa de afiliados (de los 1200 actuales 900 pertenecen a la ciudad) y creándose esporádicamente sub-delegaciones en La Carlota, Huinca Renancó y Laboulaye que, luego de ser cerrada por el proceso militar de 1976 fue reabierta en 1984 y es la única que persiste en la actualidad.

ATSA Río Cuarto es hoy la segunda organización sindical en cuanto a cantidad de afiliados que nuclea en la ciudad. Y es digna de haber transitado las épocas de bienestar y también malestar social como los últimos 30 años de achique económico, recorte de las partidas sociales, congelamiento de sueldos, destrucción rotunda de puestos de trabajo y la consecuente emergencia de pobreza e indigencia. ATSA, como en sus orígenes acompaño y cristalizo las demandas en su institución, hoy continua moviéndose en sintonía con los tiempos sociales reclamando la dignidad del salario acorde al costo de vida y cubriendo prestaciones sociales, recreativas y de turismo para toda la familia de la sanidad.

You are here

Contacto

Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina FIlial Río IV

Cabrera 930

Rio Cuarto - Cordoba 5800 - Argentina

riocuarto@sanidad.org.ar

(0358) 4645789 / 666

 

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
  •  
    Nombre:(*)
  •  
    E-mail: (*)
  •  
    Teléfono:
  •  
    Mensaje:
  •  
    Los campos marcados con (*), son requeridos. Considere dejar su teléfono si desea que nos comuniquemos con usted.
  •